BIENVENIDOS A LA RADIO 93.5Nuevo puente Puerto - San LorenzoSOEA Presentó el Proyecto de Remodelación y Ampliación del Centro Médico Aceitero que hasta tendrá iEL BARRIO ACEITERO YA SE PUEDE VER. SOEA Presentó el Plano del LoteoAndino recibe a la primavera con la inauguración de un paseo de artesanosUn fuerte operativo de seguridad buscará que el Día de la Primavera se festeje en paz

Los políticos son todos iguales... Iguales a quién...?

Junio 28, 2017
NO.
Eso es lo primero que se me viene a la cabeza cada vez que escucho a alguna persona mencionar esa repetida y fácil frase.
Decir que todos los políticos son iguales, què quiere decir? Que todos son como Balbín y Perón, como Menem ó De la Rua, o por citar algo más contemporáneo, como Cristina ó Mauricio?
“Todos los políticos son iguales”… Iguales a quién?
La disconformidad generalizada es pura responsabilidad de los destinatarios del mensaje pero al mismo tiempo se produce un contrasentido preocupante porque la gran mayoría quiere por un lado que haya un recambio de nombres y por el otro repudia a cualquiera que se presente como candidato, incluso a quienes nunca lo habían hecho antes.
La democracia es un sistema de gobierno que se basa en las elecciones, que viene de la palabra elección (Escoger o preferir a alguien o algo para un fin) y esa es precisamente la parte en la que estamos todos incluídos, ni mas ni menos porque somos los que elegimos a los políticos que después queremos echar.
O sea. Los votamos, decimos que son todos iguales, los volvemos a votar y después seguimos diciendo que son malos, entonces de quién es la culpa?
Cómo podemos pretender que las cosas cambien si seguimos haciendo lo mismo?
Estamos a solo unos meses de volver a votar (volver a elegir con todo lo que eso implica). El sentido común dice que el voto debería castigar a quienes están en funciones, no conforman las expectativas y además “son todos iguales”, como dice la gente. Aunque no hay que pasar por alto que salvo beltranenses excepciones, los ejecutivos gozan de cierta simpatía que hoy por hoy los exime de la lupa castigadora que sufren los concejos deliberantes de la región. Pero está demostrado que el sentido común suele irse de vacaciones en las épocas electorales de nuestro país.
Resumiendo. Volvemos a estar ante la misma situación y con la misma oportunidad. Algunos podrán decidir sacarse de encima la responsabilidad lo antes posible y otros (ojalá la mayoría) aprovechen la posibilidad de elegir seriamente. De mirar a la cara a los candidatos y prestarles atención, tal vez no para escuchar sus promesas, sino para determinar si son confiables ó mentirosos. Si son buena gente o son sólo mensajeros de alguna ambición personal. Si se preocupan por el vecino ó solamente dicen preocuparse.
Mi amigo “el Gringo”, un personaje de aquellos diría:
AL QUE NO LE IMPORTAN LAS ELECCIONES NO LE IMPORTA SU FAMILIA.
Comentarios