BIENVENIDOS A LA RADIO 93.5PUERTO SAN MARTÍN/ Un chico de 10 años cayó de una motoBÚSQUEDA DE PARADERO/ Se busca a un jóven de Roldán ELECCIONES 2017/ Gloria de los Ríos responde al concejal DíazSAN LORENZO/ Anses no trabaja este martesSAN LORENZO/ Paso a nivel peligroso

CUÁNTO VALE UNA VIDA PARA EL PODER?

Marzo 17, 2017
Tenemos que hacer cuentas para poder comparar los fríos números y luego hacer nuestras conclusiones. El recital que dio el Indio Solari en Olavarría tuvo una concurrencia de unas trescientos cincuenta mil personas (350.000) y según los organizadores, cuando se cortó el ticket número doscientos mil (200.000) se levantaron las boleterías y se permitió el libre ingreso. O sea entraron 150.000 sin pagar. El costo de la entrada era de $800,- (ochocientos), aunque algunos consiguieron sus anticipadas a $600,- Si promediamos ambos valores estamos en $700,- y ya estamos en condiciones de hacer cuentas. Según esas cifras, el monto facturado asciende a la enorme suma de 140 MILLONES DE PESOS. Ese es el volumen de dinero que se movió por el espectáculo. Un corrupto pensaría “con ese dinero no importan las consecuencias, pago con gusto lo que sea”. Una persona decente pensaría “con ese dinero puedo tomar todas las medidas de seguridad que sean necesarias para que resulte un espectáculo digno de recordar y repetir”
Evidentemente para los organizadores y las autoridades el grado de irresponsabilidad los emparente más con el primero de los pensamientos.
Dos muertos, una treintena de heridos y a esta altura unos diez desaparecidos. La muerte sobrevoló Olavarría al ritmo del rock and roll pero no sólo se llevó dos vidas, también se llevó la posibilidad de que un festival de esas características vuelva a realizarse.
Hoy la pelea es ver quién tiene la culpa, quién va preso y los señores de la política tratan de sacar su rédito.
Nadie se puso a trabajar para evitar que lo sucedido se repita. A nadie hemos escuchado hablar de cómo debe manejarse un espacio con tanta concurrencia, si se deben crear pasillos de escape para quienes se descompensen, salidas de evacuación, etc etc etc y lo más importante, cada uno debe cuidarse a sí mismo y a los suyos. El que va en moto sin casco, el que choca contra un tren, el que cruza por la mitad de la cuadra, el que no se ata en un trabajo en altura y el que se metió en el medio de la multitud también.
Todos conocemos a alguien que murió absurdamente. Alguna vez te preguntaste qué cosas harías hoy con él, si ese alguien aún estuviera vivo?
Yo tomaría con él algunas cervezas, me reiría mucho y tal vez sería padrino del hijo que nunca pudo tener.
Si alguna vez consideráramos que la vida de las personas no tiene precio, que es algo invaluable y que no se puede fabricar, seguramente tendremos más recitales como el del Indio Solari y muchas más anécdotas de quienes concurran y regresen a casa en paz. Pero para eso también hace falta que nuestros gobernantes maduren
Comentarios